Carpinteros de Ribera de lanchas chilotas

Carpintería de ribera

cultor colectivo
Documentado por: paz jones

Reseña

Actualmente existen 4 carpinteros de ribera capaces de crear lanchas chilotas. Ninguno de ellos pertenece a una organización formal relacionada al oficio. Para la postulación a Tesoro Humano Vivo solo se pudo agrupar a tres de ellos. La máxima característica de estos carpinteros de lanchas chilotas es que junto con la capacidad de construir una antigua expresión material de la navegación regional, también son capaces de navegarlas, elemento diferenciador de otros maestros de ribera.

Carlos Vargas, con cerca de 94 años de edad, es el carpintero más antiguo de lanchas chilotas. Este maestro habita en el sector de Hualaihué Estero, marcando un legado por haber sido un avezado constructor heredero de una tradición familiar que ha construído cerca de 50 lanchas, ampliamente recordado dentro por la comunidad local por el servicio que prestó para la comunicación y comercio. Como navegante de lanchas chilotas destaca su participación durante gran parte del siglo XX llevando maderas de alerce hacia el Archipiélago de Chiloé. Aquellas maderas como tejuelas que hoy recubren las iglesias y antiguas casonas de Chiloé. Por su avanzada edad ya no le es posible construir lanchones, materializando su sabiduría en maquetas de lanchas a escala que se lucen en lugares públicos como privados.

José Mautor Zuñiga, de 68 años vive en Mañihueico y es uno de los maestros más reconocidos por destreza y habilidad tanto en la construcción como en la navegación. Participa desde los 9 años de esta tradición heredada por su padre. Ha sido capaz de transmitir a su familia y carpinteros la tradición artesanal de construir lanchas chilotas, pues a lo largo de su historia ha construido más de 10 lanchas. Destaca su estilo constructivo apegado al sistema antiguo. El uso de maderas nativas como el sello de su arte es reconocido por la comunidad local de nuevos carpinteros de ribera como por lancheros y navegantes a nivel nacional.

Artemio Soto Ruiz, a sus 52 años es uno de los maestros más jóvenes, pero con destacada trayectoria en la navegación de lanchas veleras. Este maestro participó de las antiguas regatas logrando adjudicarse la prueba. Ha construido al menos cerca de una docena de lanchas chilotas para su uso y otras para venta. Actualmente mantiene viva la tradición junto a sus ayudantes y familiares, destacando el uso de la lancha velera que posee tal como se hacía en el pasado, viajando y trasladando carga por los mares interiores de la región.

La carpintería de ribera de lanchas chilotas es un oficio tradicional que refleja la identidad cultural de Regiór de Los Lagos. Los atributos que poseen los carpinteros, radican en que son depositarios de un saber profundo sobre la naturaleza, la madera, su transformación y flotabilidad.

Este conocimiento he perdurado gracias a los últimos portadores de una antigua forma de hacer barcos de madera. Preservado gracias a la transmisión oral, sin aspectos formales en el aprendizaje, sólo en la palabra y la memoria de sus representantes. Sostenido por un sistema propio de palabras que se utilizan para designar piezas y maniobras, opera el patrimonio lingüístico vinculado al oficio. Verdaderos maestros de la observación y memorización de la métrica y técnica que sólo se aprende por el saber práctico. Esta condición y logro constructivo, le otorga un alto nivel como artesano naval reconocido por la ductilidad, resistencia y capacidad de las lanchas, además, un grado artístico por la prolijidad y singularidad de las obras que producen.

La zona de Hualaihué, Provincia de Palena, cuenta con una tradición de carpinteros de ribera de lanchas chilotas que, a diferencia de otras zonas donde se realizó esta práctica, todavía se arman bellos lanchones construidos artesanalmente para la navegación y transporte.

Este oficio deviene del sincretismo entre la cultura náutica mapuche y la europea occidental. El saber de las antiguas comunidades mapuche se mestizó con los modelos y modos constructivos traídos por navegantes europeos, originando una carpintería de ribera con luces propias, destacando la confección de una velen. única en el mundo conocida como Lancha Chilota.

Esta embarcación posibilitó la colonización de nuevos territorios, despegue de la economía regional y, por más de cien años, la conexión de las comunidades costeras. Hoy es un símbolo cultural del territorio entre Puerto Montt y el Archipiélago de Chiloé, reflejando aquel pasado donde las lanchas chilotas fueror protagonistas de intercambios y préstamos culturales en un paisaje de velas y pescadores. Aquellas. dinámicas sociales cambiaron, dejando relegado prácticas culturales que solo viven en el recuerdo de le personas de la región. Sin duda el arte de hacer lanchas chilotas se relaciona con antiguas tradiciones y nos trasporta a aquella época. Pero la mecanización de las embarcaciones, desde los años 60' en adelante, fuE dejando relegada la construcción y uso de esta embarcación. Junto con el desuso de las lanchas chilotas también fueron desapareciendo los carpinteros capaces de construirlas. Actualmente es un saber escaso er las comunidades costeras en serio peligro de desaparecer. Según antecedentes de investigaciones, sólo es posible encontrarla viva en la costas continentales de Hualaihué, donde poco ha cambiado a lo largo dE tiempo, siendo un encuentro de la tradición con la modernidad. La contribución que tiene el oficio de estos maestros de ribera de Hualaihué, más allá de la confección dE una embarcación singular en tanto cualidades náuticas, es que junto con mantener un sistema ancestral pare transformar las maderas, logra cohesionar a las comunidades locales donde se desarrolla. Gracias a los ritos propios de la actividad, como es la "bota" de una embarcación al mar, verdadera minga donde vecinos SE unen en función del último proceso de la construcción, más otros ritos referidos al aprendizaje, se logre comprender el valor de la confección y su trascendencia en el entorno humano local. Junto a estos ritos, también se encuentran instancias sociales de cohesión social como lo es la navegación vela, la recolección de maderas del bosque, y mingas de trabajo donde se aprecia la cultura local. Este trascendencia social fomenta la identidad cultural de quienes viven de la actividad como de las comunidades donde persiste su práctica. La embarcación y su fabricación generan instancias de apego cultural 5 raigambre al territorio como pocos oficios regionales logran hacerlo.

Actualmente en la comuna de Hualaihué es posible hallar maestros capaces de fabricar lanchas chilotas otrora motor material de navegación, economía y contacto para los habitantes de la región de Los Lagos. A pesar que en el pasado fue un oficio extendido en el territorio regional, y que existe en el litoral muchos hombres capaces de confeccionar lanchas y botes de manera artesanal, sólo un puñado de hombres forma el grupo de los últimos carpinteros de ribera de lanchas chilotas, únicos depositarios a nivel nacional. Este colectivo representa la casi totalidad de quienes saben confeccionar lanchas chilotas, pues, existe otro maestro de lanchas chilotas pero que no integra esta postulación por hacerlo de manera independiente.

La existencia de la carpintería de ribera de lanchas chilotas en Hualaihué se explica por diversos motivos. El avance modernizador de los sistemas pesqueros fue más tardío en Hualaihué, sumado al factor geográfico que genera un efecto de comunicación similar a una isla, donde recién a mediados de los años 80' se abre la carretera austral como vía de comunicación. Perdurando la navegación como único medio de comunicación, hacer lanchas es parte de la vida cotidiana de la gente de Hualaihué. Debido a la necesidad de navegación se consagraron números familias de carpinteros de ribera. Pero quienes lograron conservar conocimientos constructivos y navegación son los carpinteros de lanchas chilotas, quienes construyen lanchas motoras, solo dedicados a las faenas constructivas. Los armadores de lanchas chilotas se consagran en su oficio con la navegación de las mismas.

El atributo de navegación y construcción en los miembros del colectivo postulado marca una profunda diferencia con la carpintería de ribera convencional. No solamente estos carpinteros reflejan el saber mestizo de la transformación de la madera, también el de la comprensión del medio marino. Los tres postulados han conseguido un renombre como navegantes y carpinteros de lanchas chilotas. Carlos Vargas, el más longevo de los maestros, es reconocido por su trayectoria en la navegación desde Hualaihué a las costas del archipiélago de Chiloé, trasladando por más de 50 años la tejuela de alerce para la construcción de inmuebles como iglesias. Por su avanzada edad ya no navega, solo construye maquetas a escala, atesorando las rutas de navegación en los recuerdos de su existencia. José Mautor, es uno de los últimos navegantes que participaron en las regatas que durante los años 80' que se realizaron desde Puerto Montt hasta Laguna San Rafael. Su experticia en el mar la sigue desarrollando en su lancha velera trasladándose desde su zona Mañihueico hasta Puerto Montt e islas de Calbuco, reconocido por su comunidad por dicho tradición. Artemio Soto, es otro de los hombres que se consagró en las regatas de los años 80', manteniendo una conexión con el mar producto de su trabajo como pescador y transportista de leña hacia Puerto Montt que junto con la construcción lo tiene dentro de los constructores más valorados.

El año 2014 se les entrega la distinción de Tesoros Humanos Vivos, por mantener en el tiempo la técnica de construcción artesanal de lanchas veleras chilotas. Gracias a su conocimiento y profunda relación con la naturaleza, las maderas, los vientos y mareas, ha permitido que navegantes como ellos se trasladen por el archipiélago, expandiendo esta tradición a otros territorios.

Video relacionado



  • Folio CNCA: 2437

  • Tipo: Cultor Colectivo

  • Fecha de registro en SIGPA: 03-09-2015

  • Ubicación: Región de los Lagos - Hualaihué

  • Composición: Masculino

  • Dominios específicos: Carpintería de ribera

  • Visto 1932 veces

  • Tesoro Humano Vivo de Chile año 2014

  • mapa de ubicacion

    cooperaron con este registro

    Jorge Maldonado Soto
    Sugerir Revisión