Pilén destaca por ser una zona rica en arcilla desde tiempos antiquísimos. Actualmente todos los elementos necesarios para la producción alfarera se pueden encontrar en esta zona, dotando a su producción de un aura de autenticidad local, casera y rústica. La alfarería de la zona aún preserva algunos rasgos mapuches, los cuales se han mezclado con elementos de otras tradiciones, produciendo una diversidad de técnicas en el territorio. En la actualidad, la alfarería es un trabajo efectuado por mujeres, las cuales son pilar fundamental en los ingresos de sus hogares.

El oficio de “loceo” se transmite familiarmente de madres a hijas. Un hito importante en adoptar este oficio es el fin del ciclo escolar básico en las escuelas rurales, una vez que terminaron el colegio, muchas alfareras se dedicaron de lleno a la loza y a ayudar a sus madres con las labores de campo. El comienzo del aprendizaje del oficio se da en tareas complementarias al modelado de la greda, le son asignadas a las niñas labores como bruñir y encolar. La primera pieza que se aprende es la paila, por ser la con mayor venta.

La loza de Pilén tiene como origen una naturaleza funcional, en que gran parte de los artefactos de uso doméstico como ollas, jarros, vasos y azafates eran de greda. Una diferencia substantiva en las loceras es la capacidad de realizar piezas grandes y complejas tales como gallinas, jarrones, azafates cuadrados y ollas, las cuales requieren mayor tiempo, aprendizaje y técnica. La loza de Pilén, en general, sigue una línea muy tradicional, teniendo pocas modificaciones sólo en función del mercado, así se han introducido, por ejemplo, chanchitos y mates.

  • Identificador SIGPA: E3128
  • Folio: 2016_007
    Registro
  • Fecha de ingreso: 21-12-2017
  • Resolución: En trámite
    Investigación
  • Estudio e Investigación sobre la técnica de elaboración de artesanía de Rari y Pilén - M. Rodríguez, 2015
Ubicacion
Fotografías
Cultores colectivos (1)