Paola Rosa Mateluna Aranda
Casablanca, Valparaíso

Tenía una pequeña noción de esto desde siempre, porque mi abuelo era cantor, Eduardo Aranda; pero pocas veces lo vi cantar, yo creo que era porque no le gustaba mostrar esto con su familia. Cuando era chica un par de veces lo vi tocar la guitarra y cantar, pero muy chica; siempre estuvo colgada en el living de la casa una guitarra. Mi abuelo era cantor, y él lo heredó de su papá, y los hermanos de mis bisabuelos eran todos cantores. Los papás de mi abuelo eran de San José, yo creo que allá deben mantenerse muchos cantores. 

Mi abuelito era muy egoísta, la guitarra se miraba adentro de su estuche. Nunca me permitió acercarme a ella. Mi abuelo era solo cantor, él cantaba solo versos aprendidos. Mi bisabuelo era cantor y él hacía sus propios versos. Mi bisabuelo no sabía ni leer ni escribir, pero hacía los versos en la mente, dice mi mamá que de la nada hacía los versos. De ahí mi abuelo se aprendió los versos de mi bisabuelo, él siempre cuenta que cuando aprendió a cantar y tocar la guitara. Mi abuelo nunca fue a la escuela, pero una señora de por ahí le enseñó a escribir. Y él agarró un cuadernito y anotó los versos de mi bisabuelo. Pero aquí viene lo terrible…como viven en el campo, la costumbre era levantarse, prender el fogón y hacer el fuego; y la hermana menor de mi mamá se casó con un tipo de ciudad, un tipo de ciudad que le gusta el campo, y lo que más le gusta es hacer el fuego. Y él un día no encontró nada mejor para prender el fuego que sacarle las hojas a ese cuaderno, y con ese cuaderno prendió el fuego…

Cuando yo tuve conciencia de hacer verso pasaron años. Recuerdo que un día yo andaba trabajando hace diez años atrás en las parras. Y cuando vengo de vuelta veo un afiche de unos talleres que hacen los señores Madariagas. Ahí aprendí a reconocer todo lo que hacía mi abuelo: guitarra traspuesta, la común por dos; melodías; métricas y estructuras.

Para mí significa todo esto, en el fondo, llevar un pedacito de la raíz, del Canto a lo Poeta, de la tradición, de la historia. De lo que uno lleva, lo que uno tiene; ahora, la raíz da frutos, y mi raíz todavía sigue como raíz; yo quiero que esto dé frutos.

Yo canto para mí, y es un momento, así como mío, de limpieza, de pureza el agarrar la guitarra. No me siento a cantar con las otras personas, lo que canto son las cuecas.

  • Identificador SIGPA: CI4550
  • Fecha de registro: 17-12-2021
  • Tipo: Cultor individual
  • Género: Femenino
  • Comuna: Casablanca
  • Region: Valparaíso
Ubicacion
Fotografías